El despertar de mi amor propio

En 2015 emprendería un viaje interior en el que aprendería por fin a amarme a mí misma, aceptando tanto mis fortalezas como mis debilidades. 

Desde pequeñitos se nos enseña que debemos amar y respetar a los demás, pero no se nos recuerda que también es importante querernos, aceptarnos y respetarnos a nosotrxs mismxs.

Durante la mayor parte de mi vida critiqué cada parte de mi cuerpo, mente y alma y ni siquiera era consciente de que tenía un monólogo interno autodestructivo y que me estaba atacando a mí misma constantemente, algo que lamentablemente hacemos la gran mayoría sin tan siquiera darnos cuenta.

Hasta que un día desperté y fui consciente de que era YO la única que me hacía daño y que, por lo tanto, atraía a las personas que repetían ese comportamiento hacia mí. Fue entonces cuando decidí cambiar y probar a amarme y a aceptarme tal y como soy.

Puede que suene ridículo, pero todas las mañanas me decía mirándome a los ojos frente al espejo: “Me amo y me acepto tal y como soy“, sin todavía ser consciente de la fuerza de estas afirmaciones. Por las noches me dormía con meditaciones sobre amor propio y afirmaciones positivas. Empecé a leer libros de Louise L Hay, escritora maravillosa que se dedicó a difundir la importancia de amarse a unx mismx, así como del uso de afirmaciones y de nuestra capacidad de sanarnos a nosotrxs mismxs tanto a nivel físico como psíquico. Fueron sus libros y audios los que me ayudaron a quitarme por completo la venda de mis ojos y a dar un cambio drástico a mi vida después de empezar a comprender por fin porqué se repetían ciertas situaciones negativas constantemente.

Al cabo de un mes todo en mi vida empezó a cambiar. Yo ya no era la misma persona frente al espejo. Todo lo que estaba cambiando en mi interior, comenzaba a reflejarse en mi exterior. Las personas tóxicas empezaron a quedarse atrás y seguir su camino sin mí, mientras yo comenzaba a atraer a mi vida a personas increíbles y espiritualmente conscientes. Personas que en lugar de quitar, aportaban cosas positivas y de las cuales aprendía cada día. Después de un largo período sin trabajo y sintiéndome totalmente perdida, empecé a confiar en mí misma y en mis habilidades y encontré por fin un trabajo que me ayudaría finalmente a ser totalmente independiente, a tener mi propio hogar, a viajar mucho, y unos años más tarde, a recorrer Asia durante 10 meses con mis ahorros. No sería el trabajo de mis sueños ni mucho menos, pero aprendería y me aportaría muchas cosas buenas y positivas que me llevarían a estar en donde estoy ahora mismo.

A lo largo de estos últimos 5 años he aprendido que el amor propio es darme permiso para estar exactamente en donde estoy, aceptando todos mis estados y sentimientos de forma consciente y con compasión. Aprendí a perdonarme por todo ese maltrato pasado y me di cuenta de que amarme a mí misma es poder mirar cada parte de mí y decir: “Te acepto. Eres parte de mí y te amo tal y como eres“.

Sólo existe un amor para toda la vida, y ese es el amor propio. Así que recuerda siempre que nadie te puede hacer sentir feliz y amadx a menos que crees antes el espacio interior cultivando tu amor propio.

Y tú, ¿te has amado hoy?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad